úLTIMAS NOTICIAS: jhonTest2020Jun10->10:55

Finanzas

GARCIA-TUÑON: El desafío de un gerente

Hace varias semanas recibí una carta electrónica de un lector donde describía una situación difícil en su trabajo cuando fue ascendido a un puesto de gestión ejecutivo. El problema que me describió era que, de acuerdo con los estándares de su industria, un empleado en particular estaba recibiendo un salario mayor de lo que debería recibir basado en sus calificaciones para el cargo que ocupa actualmente – una situación que mi lector heredó de la administración anterior. Si redujera las responsabilidades de este empleado, mi lector quería saber si se consideraría una buena práctica de negocios reducirle también el salario.

Gerentes y administradores eficaces enfrentan estas situaciones a diario. Al final del día, sin embargo, hay una simple e irrefutable verdad que cada gerente debe darse cuenta está en el centro de la administración organizacional: las personas deben ser colocadas en puestos donde puedan tener éxito. La respuesta corta a su pregunta es “sí”, pero aún más importante es que usted sepa que, como administrador eficaz, sus acciones y actitudes frente esta situación influirán mucho en cómo su empleado, e indirectamente su organización, reaccionarán.

Mientras que el desempeño es responsabilidad de cada empleado, la responsabilidad de garantizar que toda la organización esté operando al máximo es del gerente. Esto significa que usted, como gerente, debe saber qué esperar de cada individuo y usted debe ser capaz de comunicar claramente esas expectativas a cada individuo. Existe una línea entre la expectativa y la conformidad y es su responsabilidad como gerente de reconocerla y gestionarla.

Cuando un empleado es colocado en una posición donde puede tener éxito –con oportunidades de crecer y desarrollarse a nivel personal y profesional– y, si se le ha comunicado claramente las expectativas para esa posición, entonces la responsabilidad de llevar a cabo su trabajo de forma productiva recae en el empleado. Si, después de haber tomado estas precauciones, el empleado no cumple, entonces, para el bien de la organización, es su obligación difícil como gerente ya sea despedir, reemplazar o reubicar a esa persona a otra posición.

En su caso particular es importante que usted se pregunte si le ha comunicado claramente a este individúo las expectativas de su rendimiento, así como las expectativas del puesto que él o ella ocupa. Si un empleado no está produciendo a la par con su nivel salarial, háblele abierta y respetuosamente y considere darle una oportunidad honesta para satisfacer las expectativas que usted ha establecido claramente.

Si usted considera que ya está en el punto en que debe dejar ir o reubicar a este empleado, tiene que considerar cómo manejar su pregunta original de salario. Perjudicar su escala salarial a nivel organizacional y crear una situación injusta ante los demás empleados es una preocupación legítima. Si usted tiene que despedir a alguien, asegúrese de seguir los procedimientos de despido de su empresa. Una práctica común entre empresas es la de ofrecer dos a cuatro semanas de indemnización. Si va a reasignar a este individuo, puede considerar mantenerlo en su salario actual basado en varios factores –incluyendo si la posición nueva lo amerita, al menos potencialmente, y si ayudaría a asegurar una transición fácil– siempre y cuando no esté creando una situación injusta con los otros empleados.

Si el salario desequilibrado fue dado por la administración anterior, usted debe tratar ese tema con el empleado dejándole saber que el salario que fue ofrecido por la administración anterior no corresponde con su papel y hay que ajustar su salario o sus responsabilidades hasta que sea acorde. Si el empleado pide la oportunidad de asumir más responsabilidades, la obligación del desempeño recae sobre él y ahora tiene usted una base para la evaluación futura.

Su responsabilidad directa como líder es el bienestar de toda la organización. Sí, a veces decisiones difíciles tendrán que ser tomadas para el bien de todos, y a veces algunos empleados tendrán que ser despedidos, pero cuando se gestiona bien, incluso las decisiones difíciles se pueden ejecutar respetando la dignidad del empleado.

Hay un propósito noble en este papel de líder, porque cuando las empresas tienen éxito, la vida de las personas se puede mejorar de manera significativa. A la vez que usted trabaja para asegurar el bien común dentro de su organización, mi esperanza es que usted realice sus tareas de liderazgo con una consideración cuidadosa de la dignidad de las personas que usted lidera.

  Comentarios  
Derecho de Autor Políticas de Privacidad Condiciones de Uso No vender mi información personal